cultivo de fresasComo sabemos, la fresa es uno de los frutos más ricos en cuanto a nutrientes y sabor se refiere. Proviene de la familia de especies rosáceas y es una planta caracterizada por una pequeña corona de donde nacen los botones y las hojas de aspecto ovalado. Su cultivo requiere de especial atención, ya que las condiciones del clima y el terreno deben poseer rasgos determinantes para su desarrollo correcto.

El cultivo de fresas da buenos resultados cuando se ejecuta en zonas de ambientes templados y veranos cortos. Ello debido a que los climas más calientes, pueden ocasionar fuertes insolaciones en la planta que, a su vez, provocan el desprendimiento temprano de las hojas y la aparición de fresas de baja calidad, ya sean demasiado negros, poco firmes o incluso malformados. Es importante que las características de las temperaturas sean equilibradas, esto con respecto a la proporción de los cambios climáticos surgidos tanto en el día como durante la noche.

En algunos países el cultivo de fresas se ejecuta tomando en cuenta la variabilidad del clima según la estación y las medidas adicionales para que su cosecha sea exitosa.

Por ejemplo:

  • En verano: La planta de la fresa es capaz de crecer sólo con la utilización de brotes laterales.
  • En primavera: Los climas cálidos y días largos vuelven para hacer del cultivo de la fresa un proceso más tardío.
  • En invierno: Las fresas son capaces de detener un poco más su crecimiento.
  • En otoño: La planta acumula los nutrientes necesarios en sus raíces, lo cual le permitirá un mejor desarrollo en los días más fríos.

Algunos expertos en botánica afirman que los mejores espacios para el cultivo de fresas, son aquellos con rasgos neutrales; que drenen con facilidad y se mantengan frescos. No son recomendables los que son demasiado densos o donde se estancan constantemente las aguas, ya que la planta y, en consecuencia, las fresas, se exponen a sufrir daños por la aparición de moho. En cuanto a las enfermedades que suelen afectar el adecuado desarrollo de las fresas, durante algunos años se recurrió a la utilización de productos nocivos para el medio ambiente y de los cuales se han desistido actualmente para mantener la conservación del mismo.

strawberry-1505258Es bastante conocido que el cultivo de fresas, como el de muchas otras plantas, es propenso a sufrir por la presencia de los afidios, insectos que producen daños en hojas y frutos por igual. La intervención con químicos para combatirlos, se realiza sólo cuando una buena cantidad de fresas ha sido afectada, de esta forma se erradicará la especie de una vez. La aparición de enfermedades e insectos dañinos dependerá también del clima. Por esta razón el cultivo de fresas es más adecuado en altas latitudes, donde sus raíces podrán crear reservas fuertes de frío para que la fructificación sea exitosa.

Una vez culmina el proceso de acumulación, las plantas son desplazadas a su terreno de origen. Esta técnica es aplicada por los grandes sistemas agrícolas, sobre todo aquellos que producen fresas durante todo el año y deben adaptarse a los cambios de temperatura.

Por supuesto, las características del clima y suelo son diferentes según la variedad de fresa que sea plantada. Por ejemplo, en el caso de la variedad Fresón, son necesarios los suelos neutrales, que drenen bien y bastante abiertos. Finalmente, las cantidades de agua que sean empleadas para el riego del cultivo de fresas, no deben sobrepasar más que las requeridas, de modo que la planta tenga tiempo para respirar y drenarlas exitosamente.

Video

 

Relacionados: