origen de las fresasSon innumerables las presentaciones en las que podemos disfrutar las fresas y muchas más las grandes empresas que se han encargado de su procesamiento, a fin de que disfrutemos de productos más duraderos hechos a base de esta fruta. Un ejemplo de ello es la mermelada, los zumos con pulpa procesada de fresa y muchos otros artículos que consumimos casi a diario. Ahora bien, sabiendo que la presencia de este fruto es más común de lo que pensamos, ¿conocemos su origen?

La Fragaria vesca, F o F. Moschata, como es conocida científicamente la fresa, se caracteriza por ser un fruto de color rojizo brillante, forma triangular y diminutos puntos en su piel. Todos los que la hemos consumido y saboreado su toque de acidez, también conocemos el aroma penetrante que proviene de ella. Igual que sucede con las cerezas, e incluso con las manzanas, el origen verdadero de las fresas aún no se define por completo, aunque se manejan ciertas teorías al respecto.

Algunas investigaciones, por ejemplo, apuntan que su origen tuvo lugar en Europa, mientras que otros afirman que fue en Chile donde nació. En los años de 1700 se supo que un comerciante francés proveniente del mismo país, arribó en el continente europeo con la planta original, de la cual fue concebida otra especie llamada Fragaria Ananassa. Esta variedad híbrida es la responsable del nacimiento de todas las especies de fresas que podemos ver en la actualidad.

 

El origen de las fresas es más interesante aún

perfecta fresaSin embargo, ya se hablaba de la existencia de las fresas en tiempos antiguos. En naciones como Roma, se solían servir en grandes banquetes honorarios a los dioses. También se creía que sus propiedades curativas aseguraban la vida de las personas que sufrían mordeduras de serpientes venenosas. Se conoce que en Europa se cultivaron tipos de fresas silvestres originarias de la región durante el siglo XVII y luego fueron introducidas otras variedades provenientes de América del Norte. Una vez combinadas, las fresas tuvieron un tamaño más grande en comparación a las originales.

A diferencia de los tiempos antiguos, el cultivo de fresas que se realiza en la actualidad, es efectuado con la ayuda de invernaderos para obtener una mayor cantidad de producción durante todo el año en mercados de Europa. España se ha convertido en uno de los mayores productores, comerciando con países del mismo continente como, Suiza, Italia, Bélgica e incluso el Reino Unido.

Aprende mucho más sobre: